phosporus

PHOSPHORUS

El Elemento. P. (A.W. 30.96). Solución saturada en alcohol absoluto. Trituración de Fósforo Rojo amorfo.

 IMAGEN:

la constitución de Phosphorus:

 

1. "Personas altas, esbeltas, de temperamento sanguíneo, de piel blanca, de cabellos rubios o rojos; de comprensión rápida y viva y de naturaleza sensitiva".

 

2. "Pacientes tuberculosos, altos, esbeltos, con pestañas delicadas y cabellos sedosos".

 

3. "Mujeres altas, y esbeltas que tienden a encorvarse".

 

4. "Jóvenes que crecen demasiado rápido, con tendencia a encorvarse".

 

5. "Personas débiles y nerviosas que desean ser magnetizadas".


 

 

Es un paciente en el que excepcionalmente faltan los temores, que constituyen una de sus grandes características, y entre los que se destacan netamente el miedo a las enfermedades y a morir, a estar solo y a las tormentas (está inquieto, y peor mentalmente). El temor a morir se manifiesta especialmente al anochecer y de noche, sobre todo en la cama, y se agrava estando solo; tiene presentimientos y sensaciones de muerte. Tiene miedo de que algo va a pasar; a la oscuridad (y está peor en ella), a fantasmas, a cosas imaginarias, a que algo pueda saltar de cada rincón; a ladrones; a perder la razón; al agua; o cuando está sentado al piano. Siente salir el miedo del estómago, o lo siente en el estómago. Miedo en el crepúsculo. Está lleno de ansiedad, con tristes presentimientos y a menudo clarividencias, como si estuviera por morirse; tiene ansiedad de mañana, al despertar o anochecer o de noche al despertar; estando solo; en el crepúsculo; después de comer; por cualquier emoción o excitación; sobre su enfermedad y su salud (es un hipocondríaco); por su futuro durante las tormentas; durante la fiebre; acostado sobre el lado izquierdo; con miedo; periódica. Inquietud de noche y estando solo o por las tormentas. Es asustadizo.

 

Es una persona con una afectividad de marcados contrastes. Por una parte, es muy afectuoso, demuestra su afecto con abrazos y besos o con evidentes muestras de simpatía, da su afecto y lo busca y retribuye; es muy sentimental y suave y llora, sufre, comparte y se compadece del dolor o sufrimiento de los demás, aunque no los conozca, o hasta de animales. Pero, por otra parte, puede presentar un acentuado estado de apatía o indiferencia a todo, especialmente a sus seres queridos, a sus hijos y relaciones; a exhibir su cuerpo; peor durante los escalofríos y la fiebre. Puede llegar al estupor.

 

Tiene un gran deseo de compañía; está peor o se agrava estando solo y, a veces, tiene la radio o el televisor encendidos constantemente para sentirse acompañado.

 

Le cuesta pensar, entender concentrarse no puede pensar mucho y, por consiguiente, tiene una verdadera aversión a pensar. Hay un estado de confusión agravada de mañana al levantarse, o al despertar o después de comer o por esfuerzos mentales, está como en un sueño, lo mejora lavarse la cara o un baño frío. Aturdido; solo entiende las preguntas cuando se las repiten y, o rehusa contestar, o piensa mucho antes de hacerlo, o contesta muy lentamente o inconexamente saliéndose del tema. Las ideas le vienen muy lentamente, no puede fijar mucho tiempo su atención en el mismo tema. Habla incoherente y lentamente, y hay un tono general de lentitud, tanto intelectual como físicamente, en sus movimientos. Hay aversión al trabajo mental (le es imposible llevarlo a cabo) y físico (es indolente). Indeciso; taciturno. Existe en muchos casos un verdadero déficit de ideas que puede llegar a estados de oligofrenia (idiocia, imbecilidad); aunque, en contraposición, hay casos en que existe una gran abundancia de ideas, con marcada claridad mental y rapidez de percepción. Memoria escasa, olvidadizo. Distraído.

 

Tendencia a las hemorragias, frecuentes, abundantes y repetidas, que se detienen y luego reaparecen; a veces vicariantes en amenorreas; de cualquier orificio del cuerpo (hemoptisis, epistaxis, hematemesis, melenas, hematuria, metrorragia, etc.). La menor herida sangra abundantemente. Hemofilia. Petequias. Púrpura hemorrágica. Equimosis. Secreciones mucosas estriadas de sangre. Trastornos por pérdidas de fluidos. Anemia. Poliglobulias;

 

Lateralidad izquierda muy marcada; o cruzada (izquierda inferior y derecha superior).

 

Intensa sensación de vacío o languidez: en la cabeza; en el estómago (con náuseas) y que no mejora comiendo, en el abdomen (peor después de defecar, y con ardor en la espalda, entre los hombros); en el tórax.

 

Sensaciones de ardor o calor: en placas a lo largo de la columna entre los omóplatos; intenso calor subiendo por la espalda; en las palmas de las manos; en tórax y pulmones; en cada órgano o tejido del cuerpo; generalmente en afecciones del sistema nervioso. Sensación de calor por comer alimentos calientes. Oleadas de calor que comienzan en las manos y suben a la cara; peor por ira o emociones. Orgasmos sanguíneos peor por emociones y de noche.

 

Agravación (o aparición de síntomas): por frío (excepto en cabeza, estómago y manos); por cambios de tiempo; por calor; antes y durante las tormentas; por el viento; en una habitación llena de gente; en el crepúsculo (o mejor); de mañana, al anochecer y antes o después de medianoche; acostado, sobre el lado izquierdo o el dolorido o de espaldas; después del desayuno; por hambre- caminando rápido; después del coito; por comidas y bebidas calientes; por el tacto; por la presión; sentado; por el movimiento y esfuerzos, físicos o mentales; por levantar los brazos; antes de dormir; por tocar piano; por la humedad. Mejor: por frotación o masajes; después de dormir o al despertar; caminando; por bebidas o alimentos fríos; por pases magnéticos; por el aire libre; en la oscuridad; acostado del lado derecho. Tendencia a tomar frío.

 

Deseo: de sal y alimentos salados; de alimentos y bebidas frías o heladas; de helados; de comidas muy condimentadas; de cosas jugosas y refrescantes; de vino y bebidas alcohólicas, especialmente coñac y whisky; de ácidos.

 

Aversión: a bebidas y comidas calientes; a dulces; a la leche; al té y al café; al pan, a ostras y mariscos; al pescado, a la manteca; a la cerveza.

 

Dolor en los ojos antes de dormir, mejor después y por leer presión como si tuviera arena. Sensación como si los ojos fueran presionados hacia afuera. Prurito, calor y ardor en los ojos, peor en el ángulo externo. Ojos doloridos y con sensación de plenitud; glaucoma agudo. Conjuntivas enrojecidas; amarillentas. Inflamaciones oculares de todo tipo. Lagrimeo peor al aire libre y cuando camina contra el viento. Párpados pegados a la mañana; dificultad en abrirlos. Edemas de párpados; sacudidas. Orzuelos a repetición. Ojos rígidos. Miosis. Fotofobia a la luz natural o artificial. Miopía. Ve mejor a la mañana, en el crepúsculo o poniéndose una mano sobre los ojos. Sensación como si un velo gris o negro y espeso le cubriera los ojos. Cataratas. Ve cosas negras flotando; moscas volantes; velo negro en el ojo derecho; motitas oscuras. Ve de color verde, o un halo verde alrededor de la luz; halo de colores alrededor de la luz. Ve rojo; los objetos parecen rojos. Ve un mar de fuego al cerrar los ojos. Ve relámpagos o destellos, sobre todo en la oscuridad, o chispas al dormirse. Visión nublada, temblorosa, turbia después del coito.. durante las cefaleas y leyendo, mejor en el crepúsculo. Ilusiones visuales al dormirse. Atrofia del nervio óptico. Hemorragia retiniana; desprendimiento de retina. Cáncer ocular.

 

El estómago es uno de los sitios de máxima acción de Phosphorus Sed violenta, insaciable de grandes cantidades cada vez, de bebidas frías, o heladas, que son vomitadas apenas se calientan en el estómago. Hambre: de noche, durante la fiebre, con la cefalea. Apetito devorador, hambre voraz peor de noche, o enseguida después de haber terminado de comer; debe comer a menudo, porque de lo contrario, desfallece; con adelgazamiento. Gorgoteo en el estómago después de beber. Eructos y, sobre todo, regurgitaciones del agua, de bilis o de alimentos, a bocanadas, después de comer y de noche. Pirosis. Náuseas por poner las manos en agua caliente, por bebidas calientes o en una habitación calurosa; mejor bebiendo agua helada. Vómitos en todo momento: de mañana, de noche, postoperatorios después de comer operatorios; con diarrea simultánea. Vómitos biliosos; amargos; negros; como borra de café; de sangre roja (más después de un esfuerzo); alimenticios; ácidos; amarillos. Vómitos después de beber, aún la más pequeña cantidad. La región epigástrica es sensible al tacto. Violentas gastralgias ardientes o espasmódicas, peor por comidas calientes, peor o mejor después de comer; mejor por bebidas y comidas frías y por helados o hielo. Ulcera gástrica o duodenal. Cáncer de estómago. Intensa sensación de vacío en el estómago, que se extiende a todo el vientre; peor a las 11 horas; no mejora comiendo. Sensación de frío en el estómago; de calor: de plenitud. Durante el embarazo, no puede tomar agua, su vista le da náuseas, debe cerrar los ojos al bañarse.

 

Constipación con heces muy características, largas, delgadas, duras y muy secas, blanquecinas y evacuadas con grandes esfuerzos, como la de un perro. Inactividad rectal. Constipación y diarrea alternando, en ancianos. Diarrea crónica (o aguda), muy abundante, acuosa, como si saliera agua de una canilla, acompañada de la característica sensación de vacío en el vientre; fétida o sin olor, indolora, pero muy debilitante; especialmente de mañana, que lo saca de la cama o lo despierta con gran urgencia a las 5; por la menor transgresión al régimen; durante el embarazo; mejor por bebidas y comidas frías. Las heces pueden ser hemorrágicas, con alimentos indigeridos, acuosas, con partículas grasosas y blanquecinas como granos de tapioca, o verdosas, blanco-grisáceas o negras, o como si tuvieran ralladuras de mucosa intestinal. Disentería. Es uno de los más importantes medicamentos de la rectocolitis ulcerosa, que parece instalarse a menudo en personas con las características de Phosphorus. Pierde heces involuntariamente al moverse o después de un susto o durmiendo; el ano permanece completamente abierto o solo tiene la sensación. Tiene un deseo urgente de mover el vientre apenas se acuesta sobre el lado izquierdo. Hemorragia anal mientras mueve el vientre. Tenesmo después de defecar. Hemorroides salientes y que sangran fácilmente (hasta por flatos), con dolor ercoriante cuando está sentado o acostado. Hemorroides crónicas. Fisura y fístula anales. Pólipos rectales. Teniasis; ascaridiasis. Puntadas en el recto cuando no mueve el vientre. Prurito anal. Violento dolor anal que mejora por calor local.

 

El aparato respiratorio es otro de los puntos de gran acción de Phosphorus. Constricción laríngea. Irritación laríngea, peor por el aire frío y al hablar. Dolor laríngeo peor por la presión, al tocar o al hablar. Cosquilleo en la laringe al aire libre. Sensación de algo aterciopelado, velloso, como algodón, en la laringe. Laringitis agudas o crónicas. Pseudo-crup y crup diftérico. Ronquera peor al anochecer y en la primera parte de la noche o a la mañana y durante el coriza, con dolores quemantes que le impiden hablar. Espasmos laríngeos con dolor y sofocación cuando intenta hablar. Tos que le sacude todo el cuerpo, peor caminando en el aire frío o al aire libre, o yendo del calor al frío y por enfriarse; por irritación o cosquilleo en el pecho, laringe o tráquea; peor por reír, hablar, leer, beber, comer y por olores fuertes. Tos seca, peor de noche; durante la fiebre o acostado sobre el lado izquierdo; la tos es irritante y agotadora, dolorosa, y mejora por el sueño, acostado sobre el lado derecho y por bebidas frías. Tos con opresión considerable, con sensación de constricción y dolores ardientes en el pecho; debe sentarse en la cama para expectorar. Hemoptisis repetidas. Expectoración verdosa; mucosanguinolenta o estriada de sangre; purulenta; blanca o amarillenta; transparente; adherente; herrumbrosa; escasa; de gusto ácido, salado o dulzón. Ansiedad en el pecho, peor por excitación o emociones. Disnea o asma: con tos; peor después de comer, acostado sobre el lado izquierdo o caminando rápido. Respiración jadeante; ruidosa; estridulosa a la noche al dormirse; superficial (tórax inmóvil). Constricción en el tórax; como por una banda o vendaje; peor al toser; en el esternón al toser. Opresión en el tórax después de caminar. Dolores torácicos agudos y peor por la tos, por la presión, acostado del lado izquierdo y al erguirse en la cama; mejor por el calor, y acostado sobre el lado derecho. Dolores intercostales o en el pulmón, especialmente en el lóbulo inferior izquierdo. Puntadas en el costado izquierdo, mejor acostado sobre el lado derecho. Hepatización pulmonar del lado derecho, peor acostado sobre el lado izquierdo. Bronquitis agudas y crónicas. Congestión pulmonar. Absceso pulmonar. Es uno de los más destacados medicamentos en la neumonía (sobre todo derecha) y en la tuberculosis pulmonar. Calor en el pecho, que sube. Manchas amarillas en el tórax.

 

Relaciones

Complementarios: Arsenicum Album - Allium Cepa - Sepia - Sanguinaria Silicea Tuberculinum lo sigue bien y complementa su acción. Sigue bien a China y Calcarea Carbónica. Incompatible con Causticum.

Se funde a la baja temperatura de 44º y esta cualidad le hace cumplir un papel importante en los procesos febriles. De ahí la indicación de no dar nunca fósforo en los tuberculosos con fiebre héctica. (Esta es la formal contraindicación de Phosphorus.)

 

Calc.- Lycopodium - Sulphur es una de las tríadas terapéuticas para las enfermedades crónicas.

 

 

Incompatibles

CAUST.

 

Antídotos

NUX V.: útil cuando phosph. ha sido empleado no muy juiciosamente; en todo caso en que ha producido efectos demasiado marcados.

 

TEREB.: parece antidotar a PHOSPH. por acción química, haciéndolo inerte; también tiene efectos antídotos cuando es dinamizado.

 

 




BLOG MAGICO
 
VISITA NUESTRO BLOG
http://homeopatiaconde.
blogspot.com/
Publicidad
 
CURSO PARA LATINOAMERICA
 
CURSO GRATUITO
PARA PERU
HOMEOPATIA
CLASICA
 
condeponce@yahoo.com
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=